Ares Coopera – La memoria de Ares está en su litoral

Los caminos del mar son el testimonio más veraz del territorio

El litoral de Ares está lleno de enclaves que cuentan su historia y su vínculo con el mar. Todo comienza en la ría, que se abre desde Punta Coitelada (Ares) hasta Seixo Branco (Oleiros), bañando sus tierras. Si recorres la costa, puedes sumergirte de pleno en su historia, desde la época prerromana hasta la Edad Moderna.

La unión del océano y la tierra da continuidad a un territorio llano que se ve interrumpido en Montefaro, cota que supera los 265 metros en Pena Bailadora. Esta fue una zona de estrategia militar en la que aún se puede apreciar la estructura defensiva. Pero ofrece mucho más: este espacio presenta uno de los mejores miradores desde el que poder observar la imponente ría de Ferrol, segunda más profunda de las rías gallegas. También aquí puedes descubrir el Monasterio de Santa Catalina, fundado en el siglo XIV por Fernán Pérez de Andrade “El bueno”.

A pocos kilómetros se encuentra Punta do Segaño. Este punto geográfico constituyó otro de los lugares estratégicos defensivos en la costa Ártabra, en el cual aún se pueden observar baterías militares en buen estado de conservación. Si continuamos dirección sur llegaremos a Punta Coitelada, donde destaca el paisaje granítico costero con sus formas majestuosas. Entre las dos puntas se localiza el arenal de Chanteiro.

El litoral de Ares está bajo la figura de protección ambiental, ZEC Costa Ártabra, Zona de Especial Conservación de la Red Natura 2000. Además, tanto el Castillo da Palma (Cervás) como el Monasterio de Santa Catalina (Montefaro) forman parte del registro de Bienes de Interés Cultural (BIC). Esto pone en manifiesto la importancia de la valorización del territorio.

¿Sabías que…

… el litoral de Ares está bañado por el misterio de sus leyendas? En las islas de las Mirandas cuentan que vivía una sirena que observaba escondida a los humanos. Un día un hidalgo poderoso se enamoró de ella, se casaron y se fueron a vivir a la tierra. Lejos del mar sus escamas se transformaron en piernas y así, pudieron tener descendencia. Se dice que ahí comenzó el linaje “Mariño”, apellido popular gallego.

Las leyendas del mar llegan a la Cova dos Mouros. Un lugar envuelto en historias que hablan de la existencia de un tesoro intocable en su interior, donde se escuchan los tambores de los Mouros* resonar en la noche mientras celebran sus fortunas. Cuenta la leyenda que el pasadizo atraviesa el territorio bajo tierra hasta la vecina ría de Ferrol, aunque nadie puede confirmarlo.

Mouros: personajes de la mitología gallega que se dice que vivían en túneles y guaridas bajo tierra, en busca de oro, aunque existen varias teorías sobre su procedencia.

Descubre el litoral

Para descubrir algunos de los enclaves de Ares, puedes participar en sus rutas litorales y marítimas propuestas durante todo el año por el ayuntamiento.

 

¡Consulta en su Oficina de Información Turística todas las posibilidades o visita su web!

  • Oficina de Información Turística de Ares

Av. de Redes, 7