El pasado histórico-militar de Ares se puede atisbar en algunas de sus construcciones. La defensa del territorio se hacía desde lugares tan emblemáticos actualmente como la Bailadora o Punta Segaño. Espacios que no solo nos ofrecen sus preciosas vistas, desde las que se controlan toda la ría, sino también las baterías militares que recorrían nuestros antepasados.

Además, desde la Bailadora se pueden ver los castillos de la Palma y San Felipe, que formaban junto con el de San Martiño (hoy desaparecido) el triángulo defensivo de la ría de Ferrol.