Velutina es una especie invasora que es peligrosa para el medio ambiente y representa un riesgo significativo para las personas. En este momento están comenzando a emerger de su hibernación invernal, por lo que es necesario atraparlos a gran escala.

El riesgo que genera la ‘vespa velutina negritorax’ es muy superior al de las especies autóctonas. No es necesario acercarse al nido para molestarlos, reaccionan al ruido y las vibraciones (nidos enterrados) y son más agresivos en las proximidades de sus nidos. Atacan en mayor número, con más insistencia e inyectan más veneno. Carecen de enemigos naturales y generan cientos de madres por nido, a diferencia de las autóctonas que apenas llegan a diez. La captura de reinas debe realizarse desde marzo hasta finales de mayo, coincidiendo con la fase de construcción y actividad del nido primario. O de septiembre a diciembre (desde el nacimiento de las nuevas reinas hasta su hibernación) EVITAR LAS VELUTINAS. CONSTRUCCIÓN DE TRAMPAS. CONSEJO

A.- Situación de las trampas.
Hay que seleccionar lugares soleados, porque el aroma se desvanece mejor cuando se calienta el trayente. Colocaremos las trampas alrededor de los nidos de terciopelo del año anterior que no se retiraron antes de septiembre. Una gran cantidad de reinas habrán pasado el invierno cerca y estarán alimentándose. En estos casos las trampas se colocarán en un radio de 100 a 150 metros de las mismas. Si los ejemplares de Velutina dejan de caer, hay que reposicionar las trampas unos 150 metros para volver a capturarlos. También las colocaremos cerca de las composteras y en los porches donde se guarda el material del apicultor. Finalmente también las colocaremos en un radio de 100 metros alrededor de los colmenares. Durante la primavera, las trampas contra la velutina no deben colocarse en la propia colmena. Si es posible, se colocará en la trampa una avispa asiática, posiblemente una reina, ya que atraerá a sus congéneres por efecto de las feromonas y actuará como repelente de abejas. Los restos de un nido de velutina primaria también actúan como un buen atrayente al igual que la cera del agua de cocción. Pon algo para que no se ahoguen en el líquido atrayente. Las reinas vivas en la trampa son el mejor atrayente.

B – Trampas a utilizar.
Construiremos e instalaremos trampas que sean lo más selectivas posible para prevenir otros insectos polinizadores que son críticos para la reproducción de plantas y cultivos. Para ello, aconseja que se hagan dos agujeros de entre 8 y 9 mm de diámetro en la parte superior de la botella. Eso ayuda mucho porque hay muchos insectos como abejas, mariposas o polillas que no podrán entrar. Justo debajo de las entradas se haría la misma operación con los orificios de salida, también enfrentados, que deberían tener un diámetro de entre 4 y 5 milímetros y para los que también se puede utilizar un taladro para madera que podemos adquirir en cualquier ferretería. tienda, o un clavo de un tamaño aproximado. Las medidas ideales serían 8 o 9 milímetros para las entradas y entre 4 y 5 milímetros para las salidas. En los orificios de entrada aconseja colocar una campana y, dentro de la botella, un corcho o algún otro elemento que flote en el líquido atrayente. Se pretende que la avispa no asiática no muera en la trampa y pueda escapar.

C – Atrayente casero.
Existe una gran diversidad de atrayentes caseros, de eficacia similar a los comerciales, entre ellos el más sencillo es el elaborado con levadura de pan fresca. Mezclar para recibir 20 o 25 trampas.- 50 gr de levadura y 2 kg de azúcar disueltos en 5 litros de agua tibia. Para 2 o 3 trampas.- 5 gramos de levadura + 200 gramos de azúcar y 0,5 litros de agua. La duración del atrayente dependerá de la temperatura ambiente, aunque lo habitual con las temperaturas primaverales es reponerlo cada 15 o 20 días.

Para cualquier duda o aclaración, contactar con la Asociación Gallega de Apicultores -AGA- (Delegación Ferrolterra) en el 661 378 960.